Les Marquises

Marquesas, Fenua Enata (Henua Enana), “Terres de hommes”  (English version will come)

Variación según Marquesas del Norte o del Sur

 

A medida que pasan los días, que conocemos más estas islas, sus gentes, su modo de vida, esa tierra tan fértil, tan imponente, con sus paisajes dramáticos de extraordinaria belleza, a medida que pasan los días nos encontramos enganchados aquí, sin ganas de marcharnos.

 

Fenua Enata, es tierra de hombres, ya que las condiciones no son siempre fáciles. Hemos tenido vientos fuertes y los fondeos no están siempre al abrigo, entrando en ellos la mar de fondo de las olas del Pacífico. Esto dificulta enormemente algo tan simple como bajar a tierra, transformándose en un reto cada vez que lo intentas.

A veces ha hecho falta hacerlo surfeando las olas para llegar a tierra firme (con el dinghy cargado con los 6 !!) o aprovechar una ola para saltar al muelle o simplemente nadar con las olas empujando el dinghy apresuradamente entre dos olas, suplicando que el motor esta vez si arranque a la primera. Y así están los marquesinos de fuertes , porque estas condiciones es su pan de cada día. Para fabricarse sus casas, desembarcan con sus lanchas cargando en las espaldas las maderas con ese mismo oleaje. Además sopla el viento fuerte, lo habitual son unos 20-25 nudos pero las rachas de más de 35 nudos son numerosas.

 

Hanamenu, Hiva Oa

Las Marquesas son Ahni, que nos encontramos en Hanamenu, Hiva Oa. Orgulloso de lucir su cuerpo tatuado como sus antepasados guerreros. Ahni tras vivir gran parte de su vida en Papeete, Tahití, decidió regresar a la tierra de sus antepasados, la bahía de Hanamenu y vivir una vida más “tradicional”. Con solo un taparrabos como vestimenta, Ahni caza caballos salvajes y los doma. En su cuerpo fuerte y musculoso relucen sus tatuajes marquesianos como los guerreros de antaño, combinando belleza y fuerza, y es que los guerreros de las Marquesas tenían fama en el pacífico. Los guerreros tatuaban sus cuerpos mostrando su fuerza y fueron muchas las batallas que llevaron a cabo. Hace tan solo unos años un hombre tenía que tener el cuerpo tatuado para mostrar sus signos de virilidad y valentía y así atraer a su futura esposa.

 

Hanaiapa, Hiva Oa

Las Marquesas son Teupoonui, profesora de la escuela de Hanaiapa en Hiva Oa. Fuimos a la escuela a leer unos cuentos y las niñas se presentaron y explicaron de donde veníamos. Les enseñamos fotos de Barcelona, les cantamos canciones en español, alemán y catalán , bailamos sevillanas y los niños nos cantaron en marquesino y francés, nos bailaron explicando algunas leyendas que las niñas se aprendieron y nos bailan ahora a bordo. Fue un lindo intercambio. Con Teupoonui que significa “grosse tête” conversamos durante horas con su familia sentados en una mesa deleitándonos del famoso poisson cru au lait de coco, batidos de papaya, carambola y corosol, que es como una chirimoya, Fafaru, pescado fermentado en agua de mar, que asusta por su olor pero es delicioso, cangrejos con leche de coco, pollo a la papaya verde y cabrito con leche de coco. Nos pusimos las botas. En estos pueblos la economía es de subsistencia. No da para mucho, pero hay todo lo que hace falta.

Esta tierra fértil regala a sus habitantes pomelos, plátanos, papayas, mangos o fruta del pan en abundancia. Los pescadores pescan en las bahías. Los chicos jóvenes salen a cazar las cabritas y los cerdos salvajes y las gallinas y los gallos corretean por el jardín a disposición de la cocinera. Teupoonui nos cuenta con los ojos mojadas su emoción tras vivir 15 años en Tahiti de volver a su tierra. Y cada día, camino a la escuela disfruta de la belleza de la naturaleza, de las flores, de sus 7 niños de la escuela y siente con devoción que ésta es la manera de vivir, más acorde a la naturaleza, a sus raíces y a la tierra. Las niñas amigaron con Hivanui de 17 años con quién jugaban en la playa por las tardes. Fueron días muy mágicos donde poco a poco se creaba entre nuestras dos familias unos fuertes vínculos, una amistad y donde su generosidad nos desbordaba . Comimos varias veces con ellos, platicamos de la vida, de los valores, de la historia y del presente, vinieron a bordo e intercambiamos experiencias.

 

Cada mañana en Hanaiapa acudíamos a nuestra cita con las mantas rayas. En las paredes, a la entrada de la bahía encontramos una “cleaning station” donde las rayas acuden para dejarse limpiar sus parásitos por pequeños peces. Las niñas cada día buceaban más profundo observando el majestuoso vuelo de las mantas. Incluso Nils ya se lanza ahora a bucear y nos ayuda a divisar mantas y otros peces. En una ocasión nadamos rodeados de unas 20 mantas que se estaban dando un festín de plankton en la superficie. Alguna curiosa se acercaba, otras simplemente pasaban ocupadas en su labor de comer con sus bocas bien abiertas. Y con las mantas vinieron los primeros tiburones para las niñas. Curiosas se los miran para luego identificarlos en nuestros libros. Hemos visto tiburones martillo, tiburones grises, y tiburones galápagos.

 

Ua Huka

Las Marquesas son Tui, escultor de madera que decora las iglesias, hace Tikis y que con gran generosidad nos enseñó una parte de los tesoros de Ua Huka.

El domingo pasado fuimos a misa. Nos encanta ir pues son misas cantadas en marquesino, donde uno se ve transportado con los cantos de voces agudas y graves y al son de las guitarras y los ukeleles. Además las mujeres lucen coronas y guirlandas de flores preciosas que perfuman la iglesia. Los niños corretean descalzos también endomingados y al salir de la iglesia siempre hablamos con las familias. Ese domingo tras la misa nos acercamos a un grupo de jóvenes tocando el Ukelele. Tenían unos Ukeleles preciosos que sonaban alegremente y Dani se enamoro de uno. Tras un par de horas Dani decidió ir a la busca del Ukelele para intentar comprar el instrumento. Tras preguntar en varias casas llegamos a casa de Tui. Sin querer, lo despartamos de la siesta, pero nada molesto escucho la declaración de amor de Dani por el Ukelele. Tui le dijo que no se lo podía vender pero que si sabía conducir le dejaba su coche para ir al pueblo de al lado a casa de su amigo que quien fabricaba los ukeleles. Como no quisimos coger el coche, Tui dijo que nos acompañaba y así nos fuimos a casa de Rura en Vaipaee donde Dani recibió sus primeras clases de Ukelele un domingo por la tarde. Tui es un gran escultor y al pasar nos enseñó la iglesia de Vaipaee donde había esculpido a San Petero y San Pauro (Pedro y Pablo) , un precioso altar y un montón de retablos. También nos llevó a Tetumu, centro de ceremonias donde habían esculpidos Tikis en el lugar donde antaño sus antepasados hacían sus luchas tribales. Por petición del jefe del pueblo los tikis debían enseñar su virilidad y así lo hizo Tui, como podéis comprobar en las imágenes.

Tui nos contó que era el octavo de 22 hermanos y que se sentía muy afortunado de vivir en Hane, Ua Huka.

Ua Huka también nos brindó la linda experiencia de aprovisionarnos de huevos de aves.

Existen 2 islas en las que anidan miles y miles de gaviotas. De una de ellas se aprovisionan los locales de huevos, la otra se la dejan a los pájaros para asegurar así la sostenibilidad de su “fábrica de huevos”.

Para subirse a la isla hay que escalar desde el mar por una cuerda que ellos han instalado y trepar por un acantilado vertical de unos 12 metros para llegar a la cima de l imponente roca. Allí anidan los pájaros, poniendo huevos sin ni siquiera construir un nido.

Los locales nos dijeron que podíamos subir y coger huevos, así que las niñas valientes escalaron con Dani la rocas y maravillados por la cantidad de aves fueron recolectando los huevos que comeremos las próximas semanas.

 

Nos encontramos ahora en la capital de las Marquesas, Taihoe en Nuku Hiva . Aprovecharemos Internet pues tenemos algunos problemas técnicos que hemos de solventar. La vida de barcos es así. Cada día toca reparar algo y si un día no te toca el siguiente te tocan dos. Dani está hecho un manitas porque le toca si os si, reparar las cosas.

En Nuku Hiva empiezan este fin de semana las fiestas y los concursos de escultura, canto y baile . Nos acercamos ya al final de nuestra estancia aquí y en unos días volveremos a izar las velas rumbo a las Tuamutus a unas 650 millas.

 

Nos hemos hecho buenos amigos, tanto marquesinos como gente de barcos, todos con historias increíbles, en busca de aventuras, de vivir mas acorde a la naturaleza, de colmar una gran curiosidad por lo desconocido y por cumplir sueños. Es un buen ejemplo para nuestro hijos y aunque el día a día no es siempre fácil porque uno aquí siempre ha de estar pendiente del tiempo, de vivir muy sencillo, vivir en un espacio reducido, aguantarnos los malos humores de todos, vivir con una gran previsión pues México, a finales de abril fue el último puerto donde aprovisionamos y Papeete será el siguiente de aquí 6 semanas, tener aguante cuando se pone feo, cuando se rompe algo. Nos sentimos muy afortunados de este viaje en familia, disfrutamos de lo que vemos, de lo que vivimos y vivirlo con nuestros hijos es un placer y orgullo y esperamos, una buena escuela para el día de mañana.

 

Nos ha impresionado la valentía de los marquesinos, su enorme generosidad, su alegría, burla, su historia y nos llevamos en el corazón un sin fin de buenas experiencias y muchas lecciones de vida.

Ya le habéis dejado a un desconocido las llaves de vuestro coche si se presenta de improvisto en vuestra casa un domingo a la hora de la siesta para compraros una guitarra? Nosotros no. ¿Seremos capaces?

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Teenagers racing horses in Taiohae
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Petroglyphs
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Our family monkey….
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Eden’s Garden would not have been much different…
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Vaipioo Waterfall, 3rd highest in the world.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Noa feels like a liliput
Marquises 19
We got to see the “Dance du cochon” in Hatiheu
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
We never leave a chance to explore by foot.
Marquises 205
Marquesas in the sign of the Mantas.
Marquises 206
When there are Mantas, there are sharks.
Marquises 207
We were amazed by their beauty
Marquises 208
It felt as if they performed for us.
Marquises 211
Mantas feeding
Marquises 217
Lion fish
Marquises2
Jumping off the cliffs.
Marquises3
Sterns battling for their eggs.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Taipi, Melville’s Typee

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Marquises 209

Marquises 210

 

 

Marquises 212

 

 

 

Marquises 213

 

 

Marquises 214

 

 

 

Marquises 215

 

 

 

 

Marquises 216

 

 

Marquises 218

 

 

 

Marquises 219

 

 

 

 

Marquises1

Advertisements

4 thoughts on “Les Marquises

  1. astrid panine on Nomadeus sailingboat July 1, 2014 / 12:39 am

    4 children on a boat, cooking, watching, “schooling”, shoting so nice views…and always smiling…just well done! And so happy to meet you.

  2. Juan Ramon Duran Thornberg July 3, 2014 / 11:08 am

    a le dije a Marianne que me parecí una aventura maravillosa para padres e hijos y apasionante el relato que vais enviando. c amigo de Marianne.on las magníficas fotos. Una brazo. Juan Ramón Duran Thornberg

  3. svbrightwater July 5, 2014 / 3:38 pm

    Thank you so much for the beautiful and joyful pictures. You put smiles on our faces and happiness in our hearts.

  4. Ignasi August 31, 2014 / 4:42 pm

    Quina passada!
    Ens encanta veure’us a les fotos i llegir les vostres històries!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s