Graciosa Bay, Santa Cruz, Solomon Islands (Noa)

by Noa

P1040825

Santa Cruz
Santa Cruz was amazing we got to meet a beautiful family. The first day a 17 years old boy, Bencris came with his canoe to see us and me and my dad talked with him. We talked and talked and then he gave me his traditional necklace. How nice!

Next day we went to his village, and when we were going with the dingy the entire village came out.

P1040673

P1040670

P1040650

 

We went around to say hello to the village. Everyone kissed Nils and me.

This slideshow requires JavaScript.

Ashley the policeman, was really nice and became our really good friend.

P1040692
Ashley, a real friend.

We invited all the family Bencris, Gabriel, Melda, Shilo and Ashley on board and broke the taboo. my mum cooked some macaroni pasta to show them what we eat in Spain and they asked if it was the intestines of a pigeon. They always brought us plenty of fruits, beautiful necklaces and we tried to spoil them but they will always spoil us more!

One day we even got to see the dances from Santa Cruz, they had big things in the nose. The true story from Santa Cruz is that the babies when they are 2 they have to do a hole in the nose.

P1040861

This slideshow requires JavaScript.

P1040752

This slideshow requires JavaScript.

Then, we had to leave if we wanted to see something from the Solomon.
We said bye bye and told them that we were sure that we were going to see them in Spain.
Noa

Nendo

Cuanto más difícil es llegar a un lugar, cuanto más remoto es y cuantos menos barcos o “hombre blanco haya pasado por allí”, más disfrutamos de los lugares. Eso nos hace cuestionar: ¿Qué legado dejamos al pasar?
Cuanto más expuesto ha estado el lugar a nuestra cultura más expoliado parece el lugar, se pierde la tradición y reina algo de caos en estas civilizaciones tan tribales, tan antiguas y que siguen viviendo como hace cientos de años, aunque algunos se paseen con móviles incluso donde no hay cobertura de teléfono. Pero todos estos lugares tienen el gran reto de saber como encaminan el futuro, participan a la carrera de la globalización, entrando en un comercio que explota sus recursos para vender al mundo occidental, lo cual aporta dinero para hoy, pero privará de comida el día de mañana. Algunos afrontan el reto queriendo preservar la identidad, para evitar un declive como en tantas poblaciones indígenas, queriendo preservar las tradiciones, el kastom. Por otro lado, otros se quieren subir al carro occidental, entrando a la explotación sin miras a la naturaleza del famoso bêche de mer, explotaciones para el mercado chino, o el talo de los árboles, el logging… Los jefes sufren de falta de liderazgo, las comunidades no encuentran consenso, unos cuantos permiten talar en sus terrenos, otros se apuntan a las explotaciones de las plantaciones y otros solo quieren seguir comiendo de lo que pescan y de lo que les dan sus huertos y así que sus hijos sigan teniendo pescado y tierras para cultivar.
Y en este entorno estamos nosotros, con nuestra preguntas y cuestionándonos el cómo vivimos, a dónde vamos los países occidentales y lo que hacemos de todo nuestro planeta,… Hemos conocido gente increíble, con gran carisma y liderazgo. Amistamos en Graciosa Bay, Nendo con Ashley y la familia de Bencris con quien tuvimos discusiones muy interesantes y que por supuesto nos removieron mucho de dentro.
Fueron además experiencias preciosas pues los pueblos no habían tenido mucho contacto con el hombre blanco, especialmente con niños blancos. Al pasearnos nos abrazaban y se comían a besos a los niños especialmente Nils que pasaba de mano en mano. Ainara, Luna, Noa y Nils pasaron tiempo jugando con los niños, se bañaban juntos, jugaban, corrían y aprendían los unos de los otros. La salida nos dejó a todos sin habla. Teníamos que avanzar millas para el noroeste, pues se acercaba pronto la época de ciclones así que teníamos fecha de salida. La partida fue dura. Navegamos cerca de las playas para decir adiós a toda esta gente que tanto nos ha marcado, con el corazón encogido, dejábamos atrás Ashley, Bencris, Shilo, Gabriel y Melda y todos sus vecinos. Todos los niños de la aldea corrían para vernos desaparecer y aun hoy día, sentimos un inmenso vacío al pensar en ellos. ¿Los volveremos a ver? A esa gente tan auténtica, tan luchadora, tan risueña y feliz y con esa gran verdad, con preocupaciones reales,… Creo que coincidimos todos que este encuentro ha sido el highlight del viaje

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s